martes, 23 de agosto de 2011

Ando por mi camino, pasajero

Ando por mi camino, pasajero,
y a veces creo que voy sin compañía,
hasta que siento el paso que me guía,
al compás de mi andar, de otro viajero.

No lo veo, pero está. Si voy ligero,

él apresura el paso; se diría
que quiere ir a mi lado todo el día,
invisible y seguro el compañero.

Al llegar a terreno solitario,

él me presta valor para que siga,
y, si descanso, junto a mí se reposa.

Y, cuando hay que subir monte (Calvario

lo llama él), siento en su mano amiga,
que me ayuda, una llaga dolorosa.

 

1 comentario:

Unknown dijo...

Poema de José María Souveron Huelín (1904-1973) español